Lo más difícil es pensar bien.

28 Sep

Ay.

¡Qué difícil que es esto de pensar bien!

Pensar mal es mucho más sencillo. Pensar mal es embriagante porque pensar mal te protege de todos los males.

Si te atajás, si desconfiás, si condenás las cosas al fracaso, el golpe duele menos. Porque vos YA SABIAS que eso iba a terminar así y pensar mal es una especie de landing pad que protege a los que ya se cayeron bastantes veces.

La última vez que me caí (literalmente) fue el viernes pasado. Estaba subiendo dos escalones que están un poco rotos y estaba hablándole a alguien de manera bastante animada, cuando de repente pisé mal y en un milisegundo estaba con todo el cuerpo en el piso, las manos para adelante y amortiguando la caída con la mitad izquierda de mi cuerpo.

Me di cuenta que hice eso porque habiendo tenido un pasado bastante torpe en donde me caí suficientes veces y terminé con la ñata contra el piso, evidentemente aprendí a posicionar mi cuerpo para suavizar la inevitable caída de cuando en vez.

Si bien es un ejemplo muy literal, puedo decir que hago exactamente lo mismo en otros aspectos de mi vida.

Todo el tiempo me estoy desarmando y juntando las piezas para volver a empezar. Es cierto que cada vez me cansa más estar poniendo cada pieza en su lugar, como si mis sentimientos fueran piezas de LEGO.

A pesar de saber de memoria como armarme, nunca queda todo exactamente igual.

Me replanteo a menudo si vale la pena armarme y dejarme presentable para volver a salir a jugar con el riesgo de que me desarmen. Pero sentir es una fiesta. No cambiaría sentir por ninguna otra cosa. No importa cuanto me queje cada vez que tengo que poner pieza sobre pieza.

La cuestión es que no se si me conviene pensar bien. Porque pensar bien ilusiona. Pensar bien trae esperanzas. Pensar bien significa confiar. Y yo quiero confiar, pero también quiero pensar menos. 

Pensar mal te resiente. Pensar bien te hace sentir.

.Image

Advertisements

One Response to “Lo más difícil es pensar bien.”

  1. @avecestanmujer October 11, 2012 at 8:39 am #

    Andre! El pensar bien es algo tan misterioso para aquel que siempre recibe golpes que luego se vuelve un habito dificil de erradicar, porque como vos decis, protege, amortigua, da respuestas. En esos casos el pensar bien es un aprendizaje, un cambio de habitos y en la rutina, que como todos, lleva mucho trabajo revertir. A veces el cambio llega, a veces se lo sigue buscando, a veces se cae en la rutina vieja y tranquilizadora de pensar mal y a veces se vuelve a seguir.
    La gente como vos, la que vuelve a juntar las piezas y rearmarse es la que motiva a los que a veces andan con las piezas sueltas, sin saber bien que hacer, o sin molestarse en rearmar algo que se puede volver a romper a intentar hacerlo. Gracias por eso.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: