Los solitos entendemos lo que queremos.

23 Aug

Leer entre líneas.

¿Qué necesidad tenemos de leer entre líneas?

Es algo que no podemos evitar. Todos queremos desmenuzar lo que dijo el otro para ver qué nos quiso decir en realidad.

Todos somos asesinos seriales de palabras, frases, chats, letras de canciones, mensajes, tratamos de grabar una conversación en la mente a ver si la podemos reproducir lo más fiel posible y tratar de ver que hay más allá de eso.

¿Está mal ser así? ¿Está bien ser así?

No es una cuestión de las bondades o las mandades del sobreanálisis de todo.

El tema es que nosotros ya sabemos lo que queremos escuchar. Y lo que queremos leer.

Sería tanto más facil si las cosas realmente significaran lo que dice el enunciado!

Hay muchos “no” que significan “si”. Hay muchos “si” desganados. Hay muchos “no sé” que significan “tengo miedo” y así podemos seguir hasta el infinito.

Porque si de algo sabemos, es de maquillar nuestros verdaderos sentimientos.

Si nos gusta alguien, no queremos que se enteren hasta no estar completamente seguros de que hay un poquito de agua del otro lado como para tirarnos un lance, tirarnos de palito a la pileta a ver que pasa.

Y acá viene la lectura “entre líneas”.

Todo proceso de enamoramiento supone una conquista.

Todas las conquistas suponen una danza alrededor de un objetivo.

Convengamos en que sería poco grato que las atracciones se resolvieran de manera inmediata.

Me imagino teniendo la posibilidad de que se encienda un sensor cuando te guste alguien y si el sentimiento es recíproco que suene un ringtone alusivo que indique que es momento de darse un beso.

Práctico, verdad? No hay sentimientos heridos, no hay momentos incómodos de declararle nuestro amor a nadie y no rebotar en el intento, sería meramente una cuestión de piel o de atracción y principalmente nos ahorraríamos HORAS de discutir con amigos sobre el significado de un saludo, de una palabra, de un sms, de un emoticón o de un link con temas que nos pasaron de Youtube.

Por otra parte, a donde queda el juego de la seducción? Quedaría completamente anulado y se perdería el sentimiento de “se me revuelve el estómago” cada vez que la persona que nos mueve nos da señales de vida.

El gran problema de leer entre líneas es la subjetividad.

Hay ciertas convenciones sociales que dicen que determinadas acciones representan intereses ulteriores.

Es imposible pretender actuar de manera racional cuando lo que está en juego son sentimientos o pasiones.

Es muy común que a las mujeres nos digan A, interpretemos B, y nos hagamos la película de que en realidad nos están diciendo C.

Los hombres son más simples y con todo lo que me disgusta generalizar, es un poco difícil tomar casos particulares porque cada uno es como es.

Pero en general, sacando que sea muy pero muy tímido, un hombre siempre sabe cómo hacernos saber que tiene interés en nosotras.

Y ahí es donde las mujeres pifiamos en tomar TODO lo bueno que haga un hombre como señal de que gusta de nosotras.

A falta de caballerosidad, buenos son los gestos. Todo gesto de comprensión y buena voluntad por parte del género masculino, tendemos a pensar que EL está muerto con nosotras pero no sabe como decirlo (?).

Tengo que reconocer que no soy una experta, ni mucho menos. Claramente no predico con el ejemplo.

Pero acumulé la suficiente experiencia en rebotes como para de una vez por todas, empezar a tener una idea más cabal de cuando un chico gusta de una y cuando está siendo meramente un caballero.

Con esto lo que quiero decir, es que hay que afinar un poco la puntería y saber leer estos gestos como lo que son. Actos de galantería.

Un hombre puede preguntarte cosas sobre tu vida, y acordarse los detalles porque le interesás como persona. Pero eso no necesariamente significa que nos cuida o se preocupa por nosotras con otras intenciones.

Tal vez te pregunta por un curso, por como está tu día, se preocupa si estás enferma, te ofrece ayuda o te escucha si estás triste.

Si todos estos gestos están acompañados por una clara intención de concretar algo extramuros de una simple amistad, eventualmente el hombre te lo hace saber. Pero asumir que hay “onda” solamente por buenas voluntades, solo nos lleva a hacernos horas de planteos tragicómicos y de quemarnos la cabeza con algo que CLARAMENTE NO ESTA PASANDO.

Las mujeres que hemos sido gravemente heridas, caemos enseguida en esta trampa y es muy doloroso darnos cuenta de que nuestro “caballero” o “príncipe azul” nos aprecia muchísimo, nos desea lo mejor, nos cuidaría con su vida…..pero no nos corresponde el afecto.

Y llegamos a este dolor porque nos malenganchamos desde el momento beta de la relación con el otro. Tenemos tanto deseo de sentirnos especiales para un otro, que cuando un hombre nos valora y nos cuida por lo que somos, nos cuesta entender que estamos tan acostumbradas al destrato o al maltrato por parte de nuestros pasados que proyectamos en cualquiera que nos sonríe y nos tiende una mano, un romanticismo que no puede ser concretado.

Lo que duele es la historia que nos armamos en la cabeza, en vez de cortar por lo sano con las interpretaciones o agarrar a la persona en cuestión y sacarse la duda. ¿Tanto miedo le tenemos al rechazo? ¿Qué es lo peor de escuchar un “no”?.

Por supuesto que todas mis reflexiones se hacen humo cuando a la que le toca es a una.

Pasé y paso por esa situación más veces de las que quisiera, y más veces de las que mi corazón puede manejar.

La diferencia es que tengo las antenas más alertas. No puedo evitar gustar de alguien, pero puedo percibir cada vez más pronto cuando no es recíproco y puedo salir con el corazón (mas o menos) intacto. Cuento muchas más situaciones de sentimiento no recíproco en mi haber, en este año y medio de soltería, que noviazgos -o intentos de- con éxito.

De todos modos, sigo cayendo en mi propia trampa cada vez. No puedo evitar querer saber que es lo que pasa por esa mente. De saber si hay una remota posibilidad de que nuestros pensamientos se estén cruzando en algún momento del día, no dejo de encontrar señales o cosas que nos puedan unir. Me muero de ganas de saber si hay un “quizás” por ahí perdidito y los “gestitos” me matan de ternura.

Sigo sin poder terminar este post, porque no estoy segura aún si leer entre líneas es bueno o malo.

Creo que si se convierte en una obsesión es muy malo, pero que puede ser muy saludable estar atenta a los pequeños detalles de lo que genera tu interlocutor para saber como seguir.

Lo único que puedo prometer, es que absuelvo de culpa y cargo a los hombres generadores de las líneas que no puedo dejar de leer y me hago responsable de lo que pueda sentir al respecto, sabiendo que corre por cuenta de mi propia cabeza. No puedo eliminar mi subjetividad. Tampoco sé si quiero. Me gusta ser observadora.

Solo puedo cerrar esto con fragmentos de una columna de Fernando Peña llamada “Que vas a hacer” y elegí partes que complementan lo que quiero decir y no puedo con mis palabras:

La sociedad está llena de señales: “un café”, ya saben cómo es, “esperá un cachito”, la tienen ¿no? “Después te llamo”, ni hablar y “apurate”, también. Todo con las manos y sin emitir sonido. Dame un guiño, levantá la ceja, cerrá los ojos, pero hacé algo. Es injusto que no hagas nada y sigas solito para adelante sin darme la oportunidad de protegerme. Avisar es considerar. “

¿Qué te cuesta avisar? Dame un guiño. Por algo los autos vienen con tantas luces de distintos colores, por algo el código morse, por algo las banderas en la náutica, por algo las caras de póquer en la nada y las caras de algo en los negocios. Por algo agitamos los brazos y por algo Los Beatles compusieron “Help!”.

No me des un balance, levantame la ceja. Me hacés un favor, me salvás la vida. “

Sé que en algún lado están los correctos. Tal vez no hoy, ni mañana, ni el mes que viene. Pero están ahí, con sus gestos elegantes pero también con reciprocidad y cuando todo eso se junte, no me quiero perder ni un minuto.

Mis más sinceras disculpas a todos los caballeros que son malinterpretados por nosotras, no dejen de serlo. Los necesitamos para que exista un balance, para que reparen los corazones rotos y sepan que cualquier mujer que sea mirada por sus ojos, es realmente afortunada de tener su atención, aunque no siempre se la merezca.

Advertisements

12 Responses to “Los solitos entendemos lo que queremos.”

  1. El Unbekannt August 23, 2011 at 2:35 pm #

    Ante todo me gustó el posteo ya que es un relato en primera persona de algo que en mayor o menor medida le pasa a todo el mundo,mas allá de sus estilos y tendencias a la hora de desempeñarse en lo que yo llamo “mercado de la seducción”,todos estamos incluidos en este y todos somos atravesados por la experiencia.Experiencia que vemos nos hace ser con el paso del tiempo,cada vez mas cautelosos y desconfiados(ahora que lo pienso en todos los ordenes de la vida en general).Por eso no es lo mismo el primer amor fantástico de una quinceañera al que podemos vivir ahora como adultos cuando nuestros ojos están tamizados por la experiencia de viejos amoríos.

    Pero si escribo estas lineas(un día que tengo especial fiaca y poca facilidad de palabras) es para marcar que disiento en un punto.Creo que uno no debe aceptar el papel de ser cada vez mas cauteloso a la hora de la seducción.Decís que a veces ves señales que en realidad no son como te gustaría que fueran y luego cuando te das cuenta que le pifiaste, te ganas un momento de angustia de la nada.Bueno,creo que a pesar de todo,esto esta bueno.A menudo la experiencia de vida nos va normalizando de una niñez en donde se privilegia la imaginación a una adultez donde la realidad en forma de responsabilidades nos obliga a hacer ciertas cosas y cumplir con ciertas convenciones sociales.Bueno creo que en la seducción nos debemos permitir mas libertades y dentro de estas libertades no cuestionarnos si hacemos un “sobreanalisis”de las señales o no.Simplemente hacer lo que nos pinté.Embobarnos con boludeces,comentarlo con amigos ya que…”Soñar no cuesta nada mas que tiempo…♫♪”dijo alguno por ahí.
    Por otra parte creo en el valor de la “espontaneidad”y para que esta se haga notar,uno no tiene que estar muy pendiente de su pasado,sino de tratar de ser original.O al menos no recordar de su pasado,sus frustraciones ya que la confianza baja y esto a menudo baja el atractivo de quien pasa por ahí.

    Tal vez todo esto desemboque en realidad en el valor de la química entre dos personas al momento de conocerse:mientras mas exista esta,menos uno le da bola a la “convención social” y mas se habla el mismo idioma,necesitándose de muy pocos simbolos como para expresarse cuales son las verdaderas intenciones de cada uno,entre otras cosas.

    Un abrazo,no tengas las antenas abiertas y permitite mas golpes al corazón que es como si lo sacaras a pasear y este se diera un porrazo(y es mas divertido sacarlo a pasear que que este se quede en la casa,aburrido).O no lo hagas!Lo importante y lo divertido de toda situación de seducción es la espontaneidad y para jugar este juego uno no debe ir con preconceptos y comportarse “como pinte”,siendo muy cauteloso alguna vez,zambulliendose a la pileta con los ojos cerrados otra…No importa mucho.Lo importante es divertirse.

  2. Mariano Balakuniec August 25, 2011 at 3:36 pm #

    Lo mío es un poco más breve, mucho más breve en realidad!

    Muy bueno el post, divertida e inteligente reflexión….

  3. Noelia August 30, 2011 at 5:19 pm #

    En mi 1er final de la facu después de desarrollar el tema que yo había preparado y de hablar de algo que se llama ” desencadenamiento de la subjetividad”, el profesor me preguntó: (y me dijo: ” si me contestás bien, te vas”) quién creía yo que se comunicaba mejor, un sordomudo o nosotros”? Tu post me hizo acordar a eso…
    De más está decir que mi respuesta fue “un sordomudo” y ahí terminó el exámen.

  4. Noelia August 30, 2011 at 5:21 pm #

    *Fe de erratas:
    el concepto exacto era “desencadenamiento de la presuposición”

  5. maruilardo August 31, 2011 at 1:48 am #

    Me encantó, me senti demasiado identificada, quizas por estar pasando por lo mismo que vos y a la vez que haga el mismo tiempo que ELEGI ESTAR SOLA
    un beso enorme nena linda

  6. neppo July 10, 2012 at 11:51 pm #

    excelente! Binvenida al mundo del “…soy sol@”

    • alatardecontostadas July 11, 2012 at 12:20 am #

      Muchas gracias. Lo cómico es que hace 2 años y medio que transito este camino. De todas maneras no “soy” sola, sino que circunstancialmente estoy sola. Que es super distinto 🙂

      • neppo July 11, 2012 at 12:30 am #

        2 años de circunstancias de soledad, es como tener un esguince crónico, esta siempre pero no duele todos los días.

      • alatardecontostadas July 11, 2012 at 12:32 am #

        Creo que es lo más elocuente que me dijeron al respecto en el último tiempo. Excepto las cosas que pienso yo, que me aturden bastante a esta altura. Sí, algo así. Como un esguince crónico en el corazón. Nada que un poco de calor en la zona no pueda reparar, no es cierto?

      • neppo July 11, 2012 at 12:40 am #

        El carácter de crónico de corazón seria equivalente a la necesidad crónica del calor, establecen una simbiosis. El quid de la cuestión sería, supongo, no acostumbrarse. Cuando uno aprende/se acostumbra a estar solo, los vínculos suelen dificultarse mucho mas para establecerse.
        PD: espero que esta sesión me la bonifiques.

      • alatardecontostadas July 11, 2012 at 12:43 am #

        Que una situación resulte de cierto modo, no significa que haya resignación o costumbre. Es simplemente que no sucedió, o que podría haber sucedido y que los caminos se bifurcaron.
        Gracias por pasar, por leer, por comentar, por contestar y por volver a contestar. Un beso grande.

      • neppo July 11, 2012 at 12:49 am #

        Digamos que un solo caso no sería una muestra representativa, pero varios, podrían ser claramente perturbadores. Me estoy reconciliando con los blogs, y este sinceramente me gustó mucho, mis felicitaciones y agradecimientos.
        -beso

        PD:Recomiendole, aunque es de otro estilo, http://www.cristinaperez.info/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: