La vencida y el calefón.

2 Aug

Dejarse vencer es embriagante. Es encantador. Dejarse vencer es poner fin a una batalla librada por demasiado tiempo entre el querer y el poder.

No estoy hablando de dejarse vencer como algo negativo. Como un fracaso.

Hay distintos tipos de vencidos y vencimientos.

Los más ingratos tienen que ver con las fechas de pago y las deudas.

También algunos sentimientos se vencen. Uno promete amores y afectos “para siempre” cuando a veces no puede sostener esa promesa ni con la propia familia.

Pero nada más lindo que ese momento de pecho lleno de cariño y pensar “a esta amiga la voy a querer siempre, siempre”. O “Sos el amor de mi vida, ni aunque dejemos de estar juntos voy a dejar de amarte y de saberte de mi propiedad”.

De todas maneras, mi comentario del principio poco tiene que ver con amores eternos o vencimientos del monotributo.

Todos tenemos el alma en piloto a la espera de los que nos prenden la llamita.

A falta de ser Biblias, todos somos un poco calefón.

En el calefón, el agua pasa por un cañito, que atraviesa la llama del fuego logrando que el agua se caliente y llegue a la canilla.

Pues bien, si nosotros somos calefón, es porque necesitamos de un otro, o de unos cuantos otros que pasen por nuestro cañito de la vida.

Aunque nos hagamos los cancheros, a nadie le gusta bañarse con agua fría.

Y no sentir, es bañarse con agua fría en invierno.

Muchas veces uno quiere ser fuerte, o ponerse una coraza para que las cosas no entren. Todo lo que no entra, no duele. Somos inmunes al dolor si no nos dejamos vencer.

En algún punto es cierto pero también tiene mucho de falacia.

No sentir es la nada misma. Y es raro no sentir nada. No se si se puede.

La tercera es la vencida.Yo quisiera pensar que después de luchar por tercera vez, se sale triunfante o al menos se elige quedarse en un valle, haciendo la plancha para no tener que luchar contra la corriente.

Esta vez, la tercera soy yo, y si la vida -mi vida- es un juego; sepan que soy la que ganó. La que gana eligiendo ver que es lo que viene.

La tercera soy yo, y no soy la vencida, sino la vencedora.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: